Dieta y depresión: ¿existe un vínculo?

[ad_1]

A estas alturas, la mayoría de nosotros somos conscientes de que lo que comemos tiene un gran impacto en nuestra salud física, pero ¿los alimentos que comemos también pueden influir en nuestro estado de ánimo y en nuestra salud mental? ¡La investigación sugiere que sí que puede!

Las condiciones de salud mental están en aumento y se estima que 1 de cada 2 australianos experimenta una condición de salud mental en alguna etapa de su vida. En promedio, 1 de cada 6 personas, 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 8 hombres, experimentará depresión.

Varios estudios han demostrado que determinadas dietas y la calidad de la dieta pueden ayudar a reducir el riesgo de depresión.

Muchos estudios observacionales han relacionado una dieta saludable con un riesgo reducido de depresión. Un metaanálisis que analizó 21 estudios diferentes encontró que « un patrón dietético caracterizado por una alta ingesta de frutas, verduras, cereales integrales, pescado, aceite de oliva, lácteos bajos en grasa y antioxidantes y una baja ingesta de alimentos de origen animal aparentemente se asoció con una disminución riesgo de depresión ».

Otro estudio concluyó que aquellos con dietas de mejor calidad tenían menos probabilidades de estar deprimidos, mientras que una mayor ingesta de alimentos procesados ​​y poco saludables se asoció con un aumento de la ansiedad.

La dieta DASH rica en frutas, verduras y cereales integrales y baja en grasas saturadas y azúcares añadidos que se utiliza comúnmente para tratar la presión arterial alta también puede ayudar a reducir el riesgo de depresión. Un estudio encontró que durante un período de 6,5 años, aquellos que tenían la mayor adherencia a la dieta DASH tenían un 11% menos de probabilidades de desarrollar depresión que aquellos que seguían una dieta de estilo occidental (alta en grasas saturadas y baja en frutas y verduras).

Otros estudios han encontrado que las ‘dietas tradicionales’ como las tradicionales mediterráneas, japonesas y noruegas también pueden reducir el riesgo de depresión.

Tenga en cuenta que estos estudios muestran asociaciones entre las dietas y la depresión y no una causa y efecto.

Mensaje clave: Los estudios de observación muestran que las dietas ricas en alimentos integrales, integrales, frutas y verduras y bajas en grasas saturadas y alimentos procesados ​​se asocian con un riesgo reducido de depresión.

Uno de los estudios de investigación más prometedores sobre la dieta y la depresión es el ensayo SMILES. Esta investigación reveló que las personas con depresión existente de moderada a grave pudieron mejorar su estado de ánimo y reducir su depresión a través de la dieta y la nutrición. El estudio involucró a un grupo de 67 hombres y mujeres que estaban tomando medicamentos antidepresivos y / o recibiendo terapia de un profesional de la salud. A la mitad del grupo se le recetó una dieta de estilo mediterráneo modificada llamada ModiMedDiet y asistieron a sesiones con un dietista calificado. La otra mitad del grupo no recibió ningún apoyo o consejo dietético, pero asistió a un grupo de apoyo social. La gravedad de la depresión de los participantes se midió antes y después del estudio mediante una escala de evaluación llamada escala MADRS. Después de 12 semanas, el grupo que siguió la dieta ModiMedDiet redujo su puntuación en un promedio de 11 puntos. ¡10 personas en el grupo en realidad tenían puntajes tan bajos que ya no cumplían con los criterios para la depresión! Los participantes del otro grupo redujeron su puntuación en un promedio de 4 puntos.

Mensaje clave: Un estudio de investigación reveló que los participantes con depresión existente pudieron mejorar su estado de ánimo y reducir su depresión a través de la alimentación y la nutrición. Después de 12 semanas de seguir la dieta de estilo mediterráneo modificada prescrita, algunos participantes ya no cumplían los criterios de depresión.

¿Qué hay en la dieta ModiMedDiet?

En primer lugar, ModiMedDiet no fue diseñado para ser una dieta para bajar de peso. Los participantes no tenían que reducir ni contar calorías, el enfoque principal estaba en los alimentos ricos en nutrientes y la calidad de la dieta. La dieta diaria era rica en cereales integrales, frutas, verduras, lácteos, aceite de oliva y frutos secos. También se incluyeron legumbres, carnes rojas magras, pescado, aves y huevos durante la semana. Se desaconsejaron los ‘alimentos adicionales’ como dulces, comida rápida, cereales refinados, alimentos fritos y carnes procesadas, y se permitieron un máximo de 3 veces por semana. Se permitieron 2 bebidas alcohólicas estándar por día que se animaron a ser vino tinto y se consumieron con las comidas. La dieta es rica en grasas con un 40% de energía proveniente de grasas (22% de grasas monoinsaturadas), un 37% de carbohidratos y un 18% de proteínas. La dieta fue diseñada para ser fácil de seguir, manejable y sostenible, y 31 de los 33 participantes originales del grupo ModiMedDiet se adhirieron a la dieta y completaron el estudio de 12 semanas.

Mensaje clave: El enfoque principal de ModiMedDiet fueron los alimentos ricos en nutrientes como cereales integrales, frutas, verduras, productos lácteos bajos en grasa, aceite de oliva y frutos secos que se consumían a diario. También se incluyeron legumbres, carnes rojas magras, pescado, aves y huevos durante la semana y los alimentos altamente procesados ​​fueron limitados.

¿Qué específicamente en la dieta ayuda a reducir los síntomas de la depresión?

Bueno, no hay una respuesta clara sobre cómo se reducen exactamente los síntomas de la depresión al seguir la dieta. Existen algunas vías biológicas posibles en las que las intervenciones dietéticas podrían mejorar la depresión, como reduciendo la inflamación y el estrés oxidativo y cambiando la microbiota intestinal. Si bien ciertos nutrientes también pueden desempeñar un papel en la regulación del estado de ánimo, como el selenio, la vitamina D, las vitaminas B, los antioxidantes y los ácidos grasos omega 3, es importante tener en cuenta que el estudio adoptó un enfoque de dieta integral en lugar de centrarse en alimentos o nutrientes específicos.

Quizás a medida que la investigación en esta área continúa creciendo y surgen nuevas pruebas, las dietas específicas pueden convertirse en una parte rutinaria de las opciones de tratamiento para la depresión junto con la medicación y la terapia.

Mood Food (una guía basada en la investigación):

Elija alimentos mínimamente procesados ​​y una dieta de alimentos integrales Siga dietas tradicionales como la mediterránea, japonesa o noruega 5+ porciones de verduras al día 2-3 porciones de fruta al día 5-8 porciones de cereales integrales al día 1 porción de nueces y semillas al día 3-4 porciones de legumbres semanalmente Incluya alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3, por ejemplo. pescado azul al menos dos veces por semana Incluya carnes rojas magras y sin procesar y pollo * Use aceite de oliva extra virgen como aceite principal Limite los alimentos procesados, las ‘comidas rápidas’ y los dulces

* La ModiMedDiet incluía 3-4 raciones de carne roja magra, sin procesar y 2-3 raciones de pollo por semana. Sin embargo, las dietas japonesas tradicionales son más bajas en carnes y aves y más ricas en pescado y soja. Las dietas tradicionales noruegas también contienen carne magra, pero se pone más énfasis en el pescado y el marisco.

Al igual que con cualquier afección médica, es importante analizar los planes de tratamiento y manejo con su equipo de atención médica.

Para obtener más información sobre la depresión, comuníquese con beyondblue al 1300224636 o hable con su médico de cabecera. Si necesita ayuda en una crisis, llame a Lifeline al 13 11 14

Como esto:

Me gusta Cargando …

[ad_2]

Abrir chat