Cura rejuvenecedora en casa de Soi | Adelgazamiento y avenencia

Rate this post


Nuestra cultura promueve la longevidad, es decir, mantenerse con vida el mayor tiempo posible, incluso si no es perfectamente saludable. Buscamos constantemente un cura rejuvenecedora, la fuente de la juventud, en busca de avances médicos que puedan mantenernos con vida una y otra vez. El envejecimiento, físico o mental, es una parte inherente de la condición de los seres humanos. Plantas, animales, homo sapiens, misma lucha… O no. Los seres humanos parecen ser los más motivados para extender la esperanza de vida, a veces en contra de las leyes de la naturaleza. Por cierto, esa misma esperanza de vida (y salud) puede depender de la geografía. Ciertamente, depende de nuestro entorno y de las limitaciones sociales que lo caracterizan.

¿Sabes qué tienen en común Cerdeña y Okinawa con Costa Rica? Estos lugares se encuentran entre los lugares del mundo donde es bueno vivir (y durante mucho tiempo). Estas son las zonas azules, por lo tanto etiquetadas después de estudios sobre longevidad, esperanza de vida (alta concentración de centenarios) y el modo de vida de la población.

Entorno e infraestructura cultural

A sociedad bien organizada ofrece una infraestructura que permite un fácil acceso tanto al transporte como a la salud, factores esenciales para todos, ya sea niño, adulto o mayor. Pero también hay otros parámetros que promueven una vida más larga y libre de enfermedades.

Relaciones sociales favoreciendo los contactos humanos. La facilidad para realizar actividad física, especialmente al aire libre. La proximidad a la naturaleza para llenarse de oxígeno. Literatura y gimnasia de la mente. Las actividades culturales como los juegos de mesa o la lectura ayudan a combatir el envejecimiento prematuro.

Además, muchos pueblos indígenas de todo el mundo no sufren enfermedades o conflictos, sin tener acceso a Internet, a las noticias de la televisión (o incluso a los periódicos impresos) y sin el uso de medicamentos distintos a los que ofrece la madre naturaleza. Cuando tantas empresas se han mantenido auténticas, ¿podemos encontrar inspiración en ellas y volver a lo básico?

Una cura rejuvenecedora sin elixir

Obviamente, mudarse a Japón o Sudamérica no es un cambio accesible para todos, ni siquiera deseable para el equilibrio de nuestra unidad familiar. De lo contrario, adoptar buenos hábitos lo antes posible puede extender nuestra esperanza de vida en buenas condiciones.

Nutrición – La alimentación es fundamental porque produce la energía necesaria para el funcionamiento de nuestro organismo. Estos centenarios consumen sabiamente los productos locales y de temporada. Consumen menos productos cárnicos, menos productos procesados, menos azúcar, excepto en su forma más natural de frutas.

Malos hábitos – Deben evitarse los cigarrillos, el alcohol y las bebidas azucaradas porque son contrarias a la ralentización del envejecimiento y, por el contrario, se sabe que lo aceleran. Son medicamentos disfrazados (no tanto) en vendajes anti-todo: anti-estrés, anti-fatiga, anti-blues. Pero todos estos productos crean habituación, dependencia por tanto a largo plazo, la abdicación de nuestra elección.

lagoconexión de cuerpo y mente – Reducir el estrés, a través del yoga y la meditación por ejemplo, o mediante métodos tradicionales chinos que brindan beneficios no solo para la mente sino también para el cuerpo. Las medicinas tradicionales olvidadas (China, Ayurveda) han aplicado durante milenios los principios del equilibrio, métodos para relajarse. Como anécdota en algunas culturas, el “médico” tenía que mantener los rebaños en buen estado de forma gratuita y tenía que pagar cuando uno o uno se enfermaba, porque había fallado en su mandato.

Cuida de ti, de tu cuerpo y de tu piel – Incluso en la Edad Media en Occidente, el cuidado del cuerpo formaba parte de un ritual diario nunca separado del cuidado del espíritu. La diferencia con nuestra sociedad moderna es que aplicar sueros y consumir esta infusión o similar no era solo una anécdota diaria separada de otros protocolos de salud. La poción milagrosa de la juventud no es para mañana, lo cual es una señal de que a diario nos toca ser dueños de nuestra salud, nuestra belleza, nuestro bienestar.

El factor genético juega un papel importante en la longevidad, pero no es el único. El lugar donde vivimos y cómo vivimos, el entorno cultural, espiritual y familiar son también factores que influyen en el envejecimiento o su ralentización. Sentencia de Juvénal – una mente sana en un cuerpo sano – es más relevante que nunca.

Su solución personalizada para la juventud y la salud le espera

Abrir chat